El Inca y Los Incas

Comentarios
  • rocio: me sirvio mucho para el cole,GRACIAS... SON LO MEJORRR me saque un 10 YEAR...
  • Micaela: me sirvio mucho vay vay...
  • Ver Todos los Comentarios
Galeria de Fotos

Ver Todas las Fotos

Los Incas

Cordillera de los Andes » Incas

Los Incas fueron un pueblo amerindio de la zona andina central, que en la época prehispánica fundó un importante imperio, cuya extensión abarcaba el Sur de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Noroeste de Argentina y centro de Chile.

Originariamente, los Incas constituyen uno de los pequeños grupos tribales que ha bitaban a orillas del lago Titicaca. Con toda posibilidad, y según la tradición oficial en tiempos del imperio Inca, la migración de los Ayares (cuatro hermanos y cuatro hermanas) desde un lugar llamado Pacaritambo hasta el Valle del Cuzco constituiría el grupo original incaico.

Según se desprende de estudios, los hermanos Ayares fueron fundadores de Ayllus. Estos, procedentes del área de los collas, hablarían la lengua Aymara, y, al ubicarse en el área del Cuzco, en la primera mitad del Siglo XIII (una interpretación anterior los sitúa c. 1100), se habrían encontrado con pobladores de lengua quechua; de ahí, probablemente, que la antigua división de la ciudad en Hanán Cuzco y Hurin Cuzco correspondiera a esta diferencia étnica y lingüística entre los antiguos pobladores y los recién llegados, que proporcionaron las primeras dinastías imperiales Inca.

El imperio que crearon los Incas, el único de América precolombiana, se extendió de Norte a Sur a lo largo de más de 4.800 km y unos 950.000 km2.

La diversidad de etnias de los Incas y su extensión no fueron grandes obstáculos a su organización; por el contrario, y a diferencia del imperio Azteca, que se valió de la fuerza, el Inca constituyó una unidad política con identidad de lengua, religión y gobierno. La incaización del pueblo Inca sometido se llevaba a cabo mediante su instrucción en la escuela de los nobles de Cuzco, la educación de la población Inca en la religión y la lengua del estado y, por ultimo, el mitima, que consistía en la deportación de todo un pueblo a otro lugar del imperio Inca, anulando su fuerza por el destierro, si bien otorgándole con ventajas sociales sobre los nativos del lugar elegido.